Concentración el 5 de julio para denunciar que El Rastro está «amenazado».

noticia decoam cooperativa

La Asociación El Rastro Punto Es ha convocado una concentración para el 5 de julio en la plaza de Cascorro para denunciar que el histórico mercadillo se encuentra «amenazado» y que 900 puestos de trabajo están «en peligro» por los planes de reapertura que maneja el equipo de Gobierno del alcalde, José Luis Martínez-Almeida.

En un vídeo remitido a la prensa este martes, la asociación denuncia que el Consistorio «pretende eliminar gran parte del Rastro» ante su apertura después de su cierre por la crisis sanitaria del coronavirus, algo que no había ocurrido nunca en sus 255 años de historia.

La reapertura que maneja el Ayuntamiento «nada tiene que ver» con el proyecto que la asociación presentó a principios de junio, y que «respetaba a todos los vendedores y a todas las familias».

Su propuesta pasa por la repaertura todos los domingos con el 50 % de los puestos hasta que se pueda abrir el 100 %, algo que se haría alternando los puestos para cumplir con la distancia de seguridad.

Sin embargo, explican en el vídeo, el Ayuntamiento «nos impone una serie de medidas como, por ejemplo, sortear los puestos que trabajarán cada domingo».

«Nos presentan un proyecto que mutila El Rastro, en el que no se contemplan zonas históricas. Pedimos al Ayuntamiento de Madrid un respeto para todas estas familias que llevan décadas trabajando, un respeto al espacio histórico del Rastro, y un respeto también a los madrileños, porque esto es patrimonio cultural de la ciudad de Madrid», reivindica la asociación.

El Rastro Punto Es añade que «esperan» al alcalde, y que escuche tanto a su asociación como «a todos los madrileños que tanto quieren este Rastro y que sin duda estarán apoyándonos en la concentración del 5 de julio», que celebrarán con el apoyo de las asociaciones Agarsana y Asiveras.

La propuesta presentada por el concejal de Centro, José Fernández, a las asociaciones la semana pasada pasa por reabrir el histórico mercadillo por fases a partir del 12 de julio, ampliando progresivamente las zonas y con puestos alternos.

Según la propuesta, el primer domingo abrirían 120 puestos en la zona de Cascorrro-Ribera de Curtidores; en el segundo, se sumaría la plaza del Camplillo, en el tercer domingo Vara de Rey y en el cuarto las calles aledañas, manteniendo las condiciones de seguridad y aforo establecidas.

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, anunció que el Rastro abriría en la fase 3, un escenario que la región al final no solicitó porque con la llegada de la nueva normalidad perdió sentido, dado que son las comunidades autónomas las que deben definir las limitaciones para evitar contagios.

El reto es abrir con un 50 % de los puestos, el porcentaje fijado para que se cumpla la distancia de seguridad y evitar contagios, lo que deja necesariamente a la mitad de los comerciantes fuera del mercadillo, por lo que se plantea una fórmula de alternancia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *