Saltar al contenido
Decoam Cooperativa

El Gobierno estudia prolongar la ayuda de ‘paro’ de los autónomos como en la desescalada gradual de los ERTE

08/05/2020

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, ha afirmado este martes que estudia una prolongación, una desescalada gradual de las ayudas de ‘paro’ por cese de actividad para los autónomos en esta crisis por el coronavirus, al igual que se está negociando para los ERTE. «Estamos contemplando un faseado» de la prestación, ha afirmado Escrivá a preguntas de los periodistas al respecto en una rueda de prensa esta tarde. Por el momento, el derecho a cobrar esta ayuda está previsto «hasta el último día del mes en el que finalice el estado de alarma».

La prestación extraordinaria por cese de actividad para los autónomos es una especie de ‘paro’ que el Gobierno ha aprobado para los trabajadores por cuenta propia en esta emergencia sanitaria. Tiene derecho a ella los autónomos que tuvieron que cerrar sus negocios debido a la declaración del estado de alarma y aquellos cuya facturación haya caído en esta crisis un 75%.

Los beneficiarios de la ayuda, de un mínimo de 661 euros al mes, están eximidos del pago de cuotas a la Seguridad Social. En el caso de que la Administración ya haya cargado a los autónomos el cobro de la cuota, la Seguridad Social devolverá de oficio estas cantidades, según ha sostenido el ministro. 

José Luis Escrivá ha explicado que ya se ha reconocido la prestación a 1,2 millones de trabajadores de autónomos y su previsión es que alcance aproximadamente las 1,4 millones de personas, prácticamente la mitad del total de trabajadores por cuenta propia. 

La Seguridad Social ya aclaró la semana pasada que los autónomos que cobren este ‘paro’ por la COVID-19 seguirán recibiendo la ayuda aunque abran sus negocios en el inicio de la desescalada y este martes el ministro ha añadido que estudia este «faseado», esta prolongación de la ayuda en algunos casos. Fuentes de la Seguridad Social explican a eldiario.es que esta cuestión se abordará con las asociaciones de autónomos, una reunión que aún no tiene fecha. 

La medida cumple la misma lógica que la prolongación de los ERTE más allá del estado de alarma que está negociando el Gobierno con los sindicatos y la patronal y que pretende mantener esta medida temporal en aquellos sectores que tarden más en recuperarse de esta crisis por la COVID-19. El Ministerio que dirige Escrivá también está involucrado en esta negociación, en la que se aborda qué apoyo mantendrá el Estado en la exoneración de cuotas a la Seguridad Social en el proceso. 

Por otro lado, el responsable de la Seguridad Social ha reiterado de nuevo su intención de llevar el Ingreso Mínimo Vital para familias de muy escasos recursos al Consejo de Ministros en la segunda quincena de abril, con la intención de que las familias comiencen a cobrarlo «en junio». El ministro ha cifrado el coste de la medida en unos 3.000 millones de euros al año. 

José Luis Escrivá ha afirmado que «no entiende» a quienes defienden que la medida sea solo temporal, como abogó la patronal de empresarios esta misma semana, ya que el ingreso mínimo está pensado para combatir «un problema estructural»: el alto índice de pobreza en España, que afecta a una de cada cinco personas, la octava tasa más alta de la UE. «Hay una realidad y es que España es un país en el que las políticas públicas tienen un poder de redistribución muy bajo», ha recordado. 

85.000 empleos creados al comienzo de mayo

Sobre la evolución del empleo en esta nueva crisis, tras el dato de 3,8 millones de parados registrados el pasado mes, el ministro de la Seguridad Social ha estimado que los «mínimos de actividad» se han producido ya en abril. José Luis Escrivá ha precisado que en los primeros días de mayo, hasta ayer día 4, la afiliaciación ha aumentado en «85.000» trabajadores y que han salido de ERTE otras «30.000» personas. 

El ministro ha destacado que hay actividades que destruyeron mucho empleo en marzo, como es la construcción y la hostelería, que ha remontado con creación de algunos puestos de trabajo en el mes de abril, por lo que confía que en que hay mucho margen de recuperación de empleos en estos sectores que se producirá poco a poco según se vaya recuperando la actividad económica. 

Escrivá ha subrayado el gran esfuerzo que se está realizando para proteger las rentas de las personas afectadas por esta crisis, con medidas que alcanzan al 30% de la población activa ocupada y suponen unos 5,75 millones de personas entre los autónomos que cobran el cese de actividad, las personas paradas cobrando desempleo y los trabajadores afectados por ERTE. 

La estimación de gasto público de la Seguridad Social en la cobertura de estas rentas a los ciudadanos es de unos 6.500 millones de euros, a los que hay que sumar unos 750 millones de euros en liquidez para las empresas con medidas como las moratorias y aplazamientos de cotizaciones sociales, ha explicado el ministro. José Luis Escrivá ha apuntado que la Seguridad Social tendrá que pedir otro préstamo al Estado este año para financiar sus gastos, además del ya previsto de 13.800 millones de euros que su Ministerio tuvo que adelantar para atender esta crisis. 

FUENTE:

Abrir chat
1
Hola, ¿en que podemos ayudarte?