Moncloa se plantea volver al estado de alarma si se agravan los rebrotes.

Debemos acostumbrarnos a los rebrotes localizados de contagios por coronavirus, como el que ha obligado a tres comarcas de Huesca –Cinca Medio, Bajo Cinca y la Litera– a retroceder a la Fase 2. El Ejecutivo avisa de que «va a haber brotes, en España y en todas partes del mundo» pero cree que será posible contenerlos con «medidas sanitarias» o con legislación ordinaria, que prevé limitaciones puntuales de la movilidad en una emergencia como ya se hizo en Igualada (Barcelona), antes del decreto de estado de alarma.

Salvo que, de nuevo, la situación general se desbordara, la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, no se plantea una actuación excepcional. Aragón se ha limitado a recomendar a los habitantes de estas tres comarcas que no salgan de este territorio y al resto de población que no se desplace hasta la zona porque asegura que no tiene competencias para restringir la libre circulación. Desde el Ejecutivo autonómico apuntan que esta decisión corresponde al Gobierno.

Calvo, en declaraciones esta mañana en Antena 3, ha señalado que «ante una situación grave, el Gobierno puede decretar la alarma en una parte del territorio» o en todo, aunque espera que «ojalá no lo tengamos que hacer». Pero, reitera, llegado el caso , «volveremos a ser muy responsables y muy contundentes».

Aunque, según la vicepresidenta, los brotes detectados -36 hasta ahora, 12 en activo- no conducen a esta determinación. «Van a existir, lo importante es que los tengamos controlados y que actuemos con rapidez». Tanto a la hora de acudir a la atención sanitaria, cuando haya síntomas, y de detectar y rastrear los contagios, ha explicado.

«POSIBILIDADES DE AISLAMIENTO»

En su opinión, medidas sanitarias y fórmulas como el retroceso de fase pueden ser suficientes para controlarlo. De no serlo, la vicepresidenta sostiene, en contra de la opinión de Aragón, que en nuestra legislación sanitaria «hay posibilidades de aislamiento» y recuerda que ya se cerró un hotel en Canarias y se confinó a los ciudadanos de Igualada. «Hay respuestas para casos puntuales y concretos», asegura, incluso sin las modificaciones legislativas que ya se están estudiando para mejorar y ampliar estas opciones.

«Para situaciones concretas tenemos en estos momentos instrumental», ha indicado Calvo, pero no existía, ha insistido, más posibilidades que el estado de alarma para un confinamiento del país general. Y de hecho, si España volviera a una situación como la de marzo, con el virus reproduciéndose sin control, el Gobierno volvería a decretar el estado de alarma, como ya dijo el presidente Pedro Sánchez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *