SÁBADO

Horario: 9:00 a 14:00 horas.

Dirección: Calle Antonio Machado, Torres de la Alameda, Madrid.

torres de la alamedainforma que Ante la reapertura de los mercadillos, es recomendable consultar los criterios y recomendaciones a cumplir para el correcto funcionamiento de los mismos. Es responsabilidad de todos y todas el continuar protegiéndonos contra la COVID-19.

¡GRACIAS POR RESPETAR LAS NORMAS!

Dirección: Plaza del Sol 16,
28813 Torres de la Alameda, Madrid.

Horario: De lunes a viernes de 9 a 14 horas.

Teléfono:  918 86 82 50.

Página Web: Ayto Torres de la Alameda

Torres de la Alameda, los orígenes del poblamiento se remontan al calcolítico hacia el 4.000 a.C.

Se han excavado yacimientos de esta época en la colina que hoy ocupa el polígono industrial y domina la confluencia de los arroyos Anchuelo y Pantueña, junto al antiguo “pozo del tío Gil”.

El más paradigmático es el yacimiento “El Perdido” datado del 2460-2350 a.C.

En él se encontró un enterramiento colectivo, en una la tumba circular de apenas dos metros de diámetro con restos 78 individuos.

También hay restos arqueológicos de la Edad de Hierro, concretamente Hierro II en el cerro de San Juan el Viso, en un conjunto de excavaciones entre los actuales términos.

Se cree que Torres pudo haber sido una aldea satélite de un asentamiento carpetano que tenía su núcleo en la zona de Alcalá de Henares.

Se han encontrado restos.

Esta edad de Hierro en el actual Parque del Calvario y en el lugar en el que se encuentra la plaza de toros.

Fue en esta zona donde más tarde se produjo la consolidación de Torres como núcleo urbano en época romana.

Torres aparece como población latina en numerosos documentos, era un lugar de paso de la calzada Galiana que unía Complutum con CaraccaSegobriga y Cartago Nova.

Uno de los vestigios romanos que aún perdura visiblemente es una lápida funeraria que forma parte de uno de los muros de la Ermita de la Soledad.

En ella puede leerse la inscripción

“FVSCI NA FUSCINAES TTVRICVN.FHS.E.S TTL”, bajo un trébol de cuatro hojas y una decoración de una arcada esquemática.

Según María Jesús Torquemada, esta estela funeraria conmemora a una mujer “natural y vecina” de esta población, y fue colocada en los muros de la ermita con una finalidad decorativa.

Tras los romanos llegaron los visigodos, y Torres se mantuvo como núcleo poblacional dependiente del Reino de Toledo.