MIÉRCOLES / SÁBADO

Horario: 9:00 a 14:00 horas.

Dirección: Travesía dos de Mayo, 31, 28295 Valdemaqueda, Madrid.

valmaqueda informa que Ante la reapertura de los mercadillos, es recomendable consultar los criterios y recomendaciones a cumplir para el correcto funcionamiento de los mismos. Es responsabilidad de todos y todas el continuar protegiéndonos contra la COVID-19.

¡GRACIAS POR RESPETAR LAS NORMAS!

Dirección: Cjón. Arrieros, 1, 28295 Valdemaqueda, Madrid.

Horario: De lunes a viernes de 9 a 14 horas.

Teléfono:  918 98 47 29.

Página Web: Ayto Valdemaqueda

 

Valdemaqueda , las primeras referencias escritas no aparecen hasta el año 1340.

Es muy probable que, ya en el siglo XI, existiese un núcleo de población, surgido tras el proceso de repoblación llevado a cabo por el Reino de Castilla, tras la Reconquista.

A finales del siglo XV.

El historiador andalusí Al-Himyari, en la descripción que da de Madrid, afirma que «de Madrid al puente de Māqida, límite del territorio del islam, hay treinta y una millas» (se refiere al límite en la época en que Madrid era parte de al-Ándalus).

Dado que es improbable que Māqida se refiera a Maqueda, situada a unos 70 km al sur de Madrid —lo que dejaría a la capital fuera del territorio andalusí—, cuya ubicación coincide con el área fronteriza antes de la conquista de Toledo (1085) y la distancia en millas que da al-Himyari equivale a los aproximadamente 50 km que separan esta población de la capital.

Si bien la fuente árabe es tardía, de ser cierta la hipótesis indicaría la existencia de una población ya en época andalusí.

Adquirió entidad jurídica propia en el siglo XVIII.

Con una población de apenas 100 habitantes en aquellos momentos, Valdemaqueda solicitó a la Corona española su desvinculación de Las Navas del Marqués (Ávila), ante los elevados tributos que debía abonar al marquesado y las prohibiciones de siembra en buena parte de las tierras de labor de su área de influencia.

Base económica se sostiene tradicionalmente en la producción de arcilla 

Muy abundante en el valle del río Cofio, y en la industria maderera, gracias a sus frondosos bosques de pino y encina.

Fue uno de los principales abastecedores de madera al Monasterio de El Escorial durante el siglo XVI, cuando este edificio fue construido.